top of page
Buscar

#consejo | el dentista sincero

Esta nueva comunicación, libre de editoriales, eventualmente me permitirá ser más políticamente incorrecto. Pido disculpas de antemano a los haters, y futuros haters, o aspirantes… Me esforzaré por aliviar el dolor, pero nunca por suavizar las intenciones: irritar un poco para provocar un razonamiento más estoico y lógico, y, obviamente, sincero y políticamente incorrecto Quieren palabras bonitas dichas en una mañana a las 4:42 am, bebiendo agua, limón y gratitud, mostrando el cuerpo frente al mar, citando un Salmo de David, están en el lugar equivocado. Aquí hay bomba, fuego libre, pero pacífico.





En este primer texto voy a abordar algo que me molesta mucho: los consejos. Datos ya recibidos, necesito aclarar. Recuerdo la frase de la época de mis padres: “si el consejo fuera bueno, no se daría sino que se vendería” (otra verdad popular). Eventualmente me arriesgo a dar consejos para la vida de los demás, que es: haz lo que quieras hacer y p… los demás. Este es mi punto culminante de la tutoría anarquista hiratiana (rs).


Recibo muchos mensajes de jóvenes, especialmente pero no solo, que me piden consejo sobre qué área seguir como especialidad. No conozco a las personas que preguntan, no participo de sus vidas, no conozco sus sueños y deseos, no conozco sobre todo su corazón; ¿Cómo podría dar consejos sobre qué hacer por el resto de mi vida? Pero ellos mismos me informan que muchos viven dándoles consejos, y por eso se confunden. Muchos quisieran dedicarse a la pediatría, tienen afinidad por el amor de cuidar niños, pero otros empiezan a decir: haz HOF o estética dental porque hoy hay demanda y “da plata”. Escribiré sobre esa última y lamentable parte de "dar dinero" en un próximo texto, permítanme centrarme en las corazonadas en la vida de otras personas.


Las personas que te conocen desde hace 30 minutos, una semana, un año, diez años, pero deciden decirte qué hacer con TU vida para siempre, piensan en una tontería. ¿Piensas que estas personas que dan consejos realmente quieren que tengas éxito, y si tienes éxito, serán felices? Piensa bien. ¿Crees que estas personas quieren tu felicidad y por eso, de la nada, deciden decirte qué hacer con tu vida? ¿O simplemente están tratando de justificarse a sí mismos los consejos que recibieron en el pasado que les hicieron la vida incompleta trabajando en un área que supuestamente les dio

¿dinero en lugar de lo que realmente querías hacer?


Un segundo punto es lo obvio, si todos están haciendo lo que justifican los asesores de vida de otras personas, el mercado se satura más rápido, y de repente, te darás cuenta de que ya no estás dando dinero. Y así fue exactamente con: ortodoncia en los 90, luego implantología, hoy HOF, etc. Satura de meras estadísticas básicas y una clásica “curva de Gauss” o “curva de campana” que habla de la distribución alrededor de la media y aclara la estupidez del consejo: hazlo porque todo el mundo lo hace. Lo mejor sería escuchar: hacerlo porque nadie lo está haciendo bien???


Concluyo citando a Cazuza, cuando hablaba en su “Piedade blues”, de personas de alma muy pequeña, cavilando sobre pequeños problemas (o dando consejos para la vida de otras personas): PIDAMOS PIEDAD, SEÑOR PIEDAD, POR ESTA GENTE COBARDE…

Un fuerte abrazo,

Ronaldo Hirata


3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page